Unidad de oftalmología pediátrica y estrabismo

Pediatría

Oftalmológia Pediátrica

Durante los primeros años de vida, los niños tienen que desarrollar su sistema visual. Durante esta etapa, pueden aparecer algunos problemas que interfieren en el desarrollo y pueden tener consecuencias irreversibles en la visión. La oftalmología pediátrica se encarga de estudiar el desarrollo visual, de identificar las enfermedades de los ojos más típicas de estos años y de poner el tratamiento adecuado para conseguir que el sistema visual se desarrolle de forma normal. La aparición de estrabismos, alteraciones de la refracción o aparición de ojo vago son patologías muy típicas de la edad infantil, que muchas veces pueden pasar desapercibidas y necesitan de un correcto diagnóstico y tratamiento por un especialista en oftalmología pediátrica.  En estudio oftalmológico contamos con especialistas en oftalmología infantil que pueden ayudar a detectar estos problemas y ofrecer las mejores soluciones a los pacientes pediátricos. 

En la consulta de oftalmología infantil hay que evaluar varios aspectos de la función visual.

El área sensorial

Se realizan una serie de pruebas para evaluar cómo percibe el niño el mundo a través de su sistema visual. En primer lugar, determinamos la agudeza visual mediante optotipos especiales para niños. Hemos de saber que la agudeza visual de los niños no tiene que ser como la de los adultos y que, a cada edad, se evalúa de formas distintas. También se evalúa la capacidad de ver por los dos ojos simultáneamente (binocularidad), la percepción de profundidad (estereopsis), la visión de colores (visión crómatica) o el estudio de la sensibilidad al contraste.  Mediante estas pruebas, podemos detectar, por ejemplo, la presencia de un ojo vago.

El área motora ocular

Estas pruebas van encaminadas a estudiar el correcto funcionamiento de todos los músculos que movilizan los ojos. Podemos detectar si existe parálisis de alguno de ellos, si alguno pudiera estar contracturado o con cierto grado de malformación. Podemos detectar problemas como el síndrome de Duane, el síndrome de Brown, el déficit monocular de la elevación o la insuficiencia de convergencia.

El área de alineación ocular

Mediante varias pruebas, se puede detectar la presencia de alteraciones en la alineación con los ojos (estrabismo), incluso algunos problemas que pueden no ser evidentes (microestrabismos y estrabismos disociados).

Exploración oftalmológica general

Al igual que en los adultos, se pueden evaluar las estructuras del ojo, como la córnea, el iris, el cristalino o la retina. A veces pueden existir malformaciones o defectos a estos niveles que solo pueden ser detectados con una minuciosa observación.

Estudio de la refracción

El estudio de la graduación es fundamental en la evaluación oftalmológica de un niño. A cada edad le corresponde una graduación que se considera normal, y las alteraciones a este nivel pueden provocar que aparezca un ojo vago si no se corrige a tiempo con gafas. A veces, ciertos estrabismos pueden resolverse mediante una adecuada graduación. Para estudiar bien la refracción, a veces es necesario dilatar la pupila con colirio ciclopléjico.

Área sensorial

El área sensorial

Se realizan una serie de pruebas para evaluar cómo percibe el niño el mundo a través de su sistema visual. En primer lugar, determinamos la agudeza visual mediante optotipos especiales para niños. Hemos de saber que la agudeza visual de los niños no tiene que ser como la de los adultos y que, a cada edad, se evalúa de formas distintas. También se evalúa la capacidad de ver por los dos ojos simultáneamente (binocularidad), la percepción de profundidad (estereopsis), la visión de colores (visión crómatica) o el estudio de la sensibilidad al contraste.  Mediante estas pruebas, podemos detectar, por ejemplo, la presencia de un ojo vago.

Área motora ocular

El área motora ocular

Estas pruebas van encaminadas a estudiar el correcto funcionamiento de todos los músculos que movilizan los ojos. Podemos detectar si existe parálisis de alguno de ellos, si alguno pudiera estar contracturado o con cierto grado de malformación. Podemos detectar problemas como el síndrome de Duane, el síndrome de Brown, el déficit monocular de la elevación o la insuficiencia de convergencia.

Área de alineación ocular

El área de alineación ocular

Mediante varias pruebas, se puede detectar la presencia de alteraciones en la alineación con los ojos (estrabismo), incluso algunos problemas que pueden no ser evidentes (microestrabismos y estrabismos disociados).

Exploración oftalmológica general

Exploración oftalmológica general

Al igual que en los adultos, se pueden evaluar las estructuras del ojo, como la córnea, el iris, el cristalino o la retina. A veces pueden existir malformaciones o defectos a estos niveles que solo pueden ser detectados con una minuciosa observación.

Estudio de la refracción

Estudio de la refracción

El estudio de la graduación es fundamental en la evaluación oftalmológica de un niño. A cada edad le corresponde una graduación que se considera normal, y las alteraciones a este nivel pueden provocar que aparezca un ojo vago si no se corrige a tiempo con gafas. A veces, ciertos estrabismos pueden resolverse mediante una adecuada graduación. Para estudiar bien la refracción, a veces es necesario dilatar la pupila con colirio ciclopléjico.

Estrabismo en el adulto

Aunque clásicamente se considera que el estrabismo es una enfermedad que afecta a los niños, existen algunos tipos de estrabismo que aparecen habitualmente en la edad adulta. En el adulto, la presencia de un desequilibrio en el alineamiento de los dos ojos habitualmente produce visión doble (diplopía), lo cual puede producir una gran incomodidad y una alteración importante en la calidad de vida del paciente. 

Para estudiar el estrabismo en el adulto, a parte de las pruebas habituales de exploración oftalmológica, nos valemos de pruebas específicas diseñadas para detectar desequilibrios motores y encontrar su origen.

Tratamiento del estrabismo

En pacientes tanto niños como adultos que tengan estrabismo, disponemos de varias opciones de tratamiento. 

En niños, el tratamiento con parches puede ser necesario antes o después de la corrección del estrabismo, para recuperar la visión de un ojo ambliope (ojo vago). 

La toxina botulínica (Botox) se usa desde hace muchos años para corregir el estrabismo. Se puede inyectar en los músculos que movilizan los ojos para debilitar unos y reforzar otros con el fin de recolocar los ojos en la posición adecuada

La cirugía también es una de las opciones de tratamiento a los pacientes con estrabismo. En los niños más pequeños se hace con anestesia general, mientras que en los adultos se puede hacer con anestesia local. En la cirugía se pueden hacer técnicas para reforzar un músculo (resección, pliegue) o para debilitarlo (retroinserción, tenotomía) o cambiarlos de sitio (anteroposición, transposición). 

Los prismas son una opción de tratamiento para algunos adultos con estrabismo. Los prismas son unos elementos que pueden colocarse en las gafas, para tratar de compensar la visión doble que producen los problemas de alineamiento de los ojos.

Nuestros Especialistas

Carlos Narvaez

Dr. Carlos Narváez

Menú